Maremágnum / Mario Vargas Suárez / Duda nacional

Las respuestas a interrogantes son muy variadas, porque quien contesta o debe hacerlo, pero también puede optar por decir su verdad; mentir total o parcialmente; hablar sin responder la cuestión; o quizá guardar silencio.

Los nuevos ciudadanos y mayores de edad mexicanos, posiblemente desconozcan el nombre de Don Fidel Velázquez Sánchez (1900-1997), quizá solo son sabedores que es el nombre de una importante vialidad en la capital de Tamaulipas y en otras latitudes del estado y del país. Especulo del conocimiento de su carrera política sindical y del país de este mexicano.

Viene al tema este personaje, originario de la Villa de Nicolás Romero en EDOMEX, porque una de sus características era que lunes a lunes, a las 9 de la mañana, daba una conferencia de prensa, no maratónica y nunca se paraba frente a los periodistas, siempre se rodeaba de ellos de tal forma que los micrófonos ‘se metían en su rostro’ para captar el ‘mensaje’.

Don Fidel Velázquez fue muy habilidoso con los amigos de la prensa y cuando nada tenía que decir, aunque la pregunta exigía una respuesta hasta comprometida, el líder sindical balbuceaba frente al micrófono, de tal forma que no se le entendía, porque los sonidos guturales se emitían con pausas y hasta ‘emociones’.

Nadie de los reporteros de esa fuente, la Confederación de Trabajadores de México (CTM) importante bastión del PRI, fue capaz de decir no le entiendo don Fidel… y si osaban decirle algo así como “¿pudiera ser más preciso?” la respuesta iba en el mismo sentido y con la mirada fija al piso o directa al interlocutor.

Dicen que mentir es un arte. Hay libros sobre el tema, porque hasta para engañar hay que saber hacerlo y en el ejemplo que se cita, ¿Quién podría acusar al eterno líder de los trabajadores de México, que engañaba con alguna declaración?

En los nuevos tiempos mexicanos, los de la 4T, se difundió la noticia sobre la primer salida internacional del presidente mexicano, Manuel López, que será con los vecinos del norte.

Pese a las declaraciones presidenciales de AMLO sobre los viajes diplomáticos al extranjero, las autoridades nacionales señalaron que el presidente, Donald Trump, también invitó a su homólogo canadiense, Justin Pierre James Trudeau e inicialmente señalaron era para el tema del T-MEC antes Tratado Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Los periódicos y en general los medios informativos mexicanos, informaron muy lacónicamente de los motivos de este primer viaje del tabasqueño al extranjero, señalaron motivos del T-MEC.

El gran pero que nace, es por las suspicacias de la prensa crítica mexicana cuando se multiplican las sátiras que el mismo AMLO hizo de los viajes al extranjero de los presidentes mexicanos anteriores, señalando que hasta el ‘perico’ se llevaban y “…en dos aviones que fletaban”.

Para los distraídos mexicanos, las especulaciones del primer viaje presidencial al extranjero de don Manuel López, poco a poco fueron tomando fuerza y no faltó el comentarista de la prensa mexicana que lanzara preguntas irónicamente incómodas.

Las redes sociales y críticos del sistema de pluma y/o voz en la comunicación, hicieron recordatorios de la historia reciente cuando Trump, en la campaña política para llegar a la presidencia de su país, se hizo invitar por el de Atlacomulco, Enrique Peña Nieto (2012-2018), a la Residencia Oficial de los Pinos, ahora convertido en museo, lo que le atrajo la simpatía de los votantes gringos.

Esta vez, también en campaña política, pero ahora para buscar la reelección en noviembre venidero, el neoyorquino Trump invita al Presidente López a Washington para los días 8 y 9 de julio. Es decir, la próxima semana.

¿Será uno o dos mandatarios quienes se reúnan con Donald Trump en la Casa Blanca?

Me niego a ocultar mi ignorancia, porque si el T-MEC está validado por los tres presidentes involucrados, además por cada uno de los Congresos, con las exigencias de las mesas de trabajo que se establecieron para el efecto… Entonces ¿Cuál es la verdadera razón de la reunión presidencial en Washington?

No fueron días, semanas o meses de trabajo los que se invirtieron en este nuevo tratado comercial, porque el entonces presidente Peña Nieto, el último día de su gestión como titular del Ejecutivo Federal, 30 de noviembre de 2018, voló hasta la sede de la Cumbre del G-20 en Argentina para firmar el documento, lo que permite inferir había trabajo de meses atrás.

Solo del 2018 a la fecha son más dos años que involucraron a un sinnúmero de personas, entre especialistas, empresarios, funcionarios, legisladores y políticos de los tres países, para que ahora vengan con que ¿se reúnen para el mismo tema?

Finalmente recomiendo como colofón del tema, analice la primera línea del sexto párrafo en este espacio. Insisto.

Post to Twitter