Especialistas comparten hallazgos subacuáticos en Tulum

26

México.- Pilar Luna, considerada la gran pionera de la arqueología subacuática en México, ha dedicado su vida a esa disciplina a través de la coordinación de proyectos en aguas continentales y marinas, y esta noche compartió sobre los nuevos descubrimientos del Proyecto Arqueológico Subacuático “Hoyo Negro”.

Luna Erreguerena explicó que dicho proyecto es uno de muchos que lleva a cabo con éxito la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en las aguas continentales y marinas de la República mexicana.

El Museo Nacional de Antropología fue escenario de esta y otras conferencias; la primera estuvo a cargo de la arqueóloga Pilar Luna, investigadora de la SAS y coordinadora general del proyecto, quien presentó una visión general del mismo, por lo que abarcó el descubrimiento, los primeros retos, principales hallazgos y algunas de las avanzadas tecnologías empleadas en el estudio de este sitio descubierto en 2007.

El descubrimiento se debe a los espeleobuzos Alejandro Álvarez, Alberto Nava y Franco Attolini, miembros del Proyecto Espeleológico Tulum (PET), explicó la especialista, al hablar de los descubrimientos realizados en el último año en esta investigación que ya ha despertado gran interés por parte de científicos y expertos de México y el extranjero.

Sin embargo, James C. Chatters, Blaine W. Schubert, y Joaquín Arroyo-Cabrales, investigadores clave y fundamentales dentro del programa, pidieron a los medios de comunicación asistentes no grabar ni videograbar sus conferencias, debido a que sus investigaciones aún no han sido publicadas; así es el protocolo en estos casos.

La conferencia de James C. Chatters, del Laboratorio Applied Sciences/Direct AMS, de Washington, codirector del proyecto, se tituló “¿Cómo sobrevivieron los restos de ‘Naia’ para enseñarnos sobre la vida del Pleistoceno en América?”, el año pasado describió lo que el equipo de científicos ha aprendido acerca de esta joven prehistórica y su vida.

Este año se refirió al aspecto tafonómico, que estudia lo que le pasa a una persona o a un animal entre su último instante de vida y el momento en que es descubierto como un fósil. Chatters se enfocó en la macro-tafonomía, es decir, lo que es posible aprender del patrón que en este caso guardan los huesos humanos y de los animales en “Hoyo Negro”.

Conversó de cómo a través de su condición física es posible saber por dónde entró “Naia” al sitio y qué pasó con sus restos desde que murió. El esqueleto humano conocido como “Naia” (en analogía con las náyades de la mitología griega), es de una joven que murió cuando tenía entre 15 y 17 años, hace casi 13 mil años en lo que hoy es la Península de Yucatán.

Post to Twitter

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic