Claroobscuro / El sentido más común / Alejandro de Anda

claroscuro-logo-300x13121512

“Sentido común, lo puede tener cualquiera; con tal de que no posea imaginación…” Oscar Wilde.

LO CLARO. México tiene al menos doce tratados internacionales de comercio; sus ingresos los define principalmente los recursos que intercambia en el primer lugar, con los países del norte. Cerca del 70% de su PIB es impactado por el manejo de recursos de estos intercambios.

De ese tamaño es el compromiso de ser altamente competitivos y preparados en todas nuestras esferas de desarrollo, en vías de garantizar el crecimiento sostenido que demanda la economía de cada estado y cada región.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas llevó a cabo un Foro de Comercio Exterior, donde participó entre otros, el Instituto Politécnico Nacional y empresas privadas con mercado de exportación, que brindaron las panorámicas globales en tendencias como las aduanas del siglo 21; el comercio digital; la seguridad en las cadenas de suministro y la logística en el comercio exterior, entre otros.

México depende de su profesionalización en la materia. Compromiso de todos.

LO OSCURO. Se define como “la facultad para orientarse en la vida práctica”. El también mal-llamado ‘el más común de los sentidos’.

Así, el sentido común nos mandata que debemos apoyar el aborto; pero castigar sin cuartel la muerte del toro de lidia.

Apoyar a los migrantes (hasta vía internet) en su paso hacia ‘donde vayan’… pero dejar morir de hambre a los rarámuris, purépechas, kikapúes, tzotziles, mazahuas, zoques, etc.

Estar en contra del uso del popote (absorbente o pajilla en otros países), pero apoyar el uso de agua embotellada. Donde el envase contamina mucho más que el afligido popote. El uso de agua embotellada, le hace ver más ‘cool’.

También el sentido común dijo en una encuesta reciente que los aviones no deberían aterrizar en Texcoco.

Hay algunas métricas que no corresponden a ese sentido. Como el que ‘si no me gusta mi partido, hago otro’. Lo hizo alguien y le funcionó. Pero eso es cosa del pasado. El que Felipe Calderón busque copiar el modelo, no significa que sigan operando en la actualidad.

Habrá entonces, un par de cosas que no deberían regirse por este mecanismo de toma de decisiones.

Bien, ya entendimos que el parámetro para medir ese sentido común, se llama consulta pública.

Que a esa evaluación, el encargado Jesús Ramírez Cuevas declaró “La primera encuesta fue una gran experiencia en la que aprendimos. Desde luego que hubo errores que aceptamos que se hicieron (.) pero es parte del proceso donde todos estamos aprendiendo”. Echando a perder… (nota del autor).

Que para el resultado del tren maya, ya tenemos la respuesta y nos faltan las preguntas del sentido común.

Lo que ‘destantea’, es que si ya estábamos listos para opinar en favor de la Guardia Nacional, que ya deseábamos una policía conjunta que enfrentase la inseguridad y la violencia sin vigilar primero las causas que lo originan, apoyándonos en las fuerzas armadas (con la policía militar, la naval y la federal).

Y más allá, prácticamente se les estaba durmiendo la mano a los legisladores de tenerla levantada por anticipado, esperando el cerrojazo que es el que sabrán escuchar únicamente de la fundamentación bajo un ‘¿aceptan?’. Y con la mano levantada y un cartel impreso por ambos lados, debería decir al unísono ¡Sí!

Y ahora el próximo secretario de la Seguridad, Durazo, nos quita el vuelo…

¿Cuáles van a ser los parámetros que tendremos para dirigir nuestro sentido común? ¿Vendrán en las boletas impresas?

Este cardumen llamado pueblo, solicita más datos al respecto.

COLOFÓN: La tendencia demostrará que los extranjeros pueden ocupar cargos públicos nacionales –sin afán, señor Taibo II- y que los artistas harán el papel de sus novelas en la vida pública (¡Líbranos Señor de Sergio Mayer! ¡Con la película tuvimos suficiente!)

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

 

 

Post to Twitter