BMW proyecta un 2019 difícil tras decepcionar el tercer trimestre

40

BMW AG esbozó un sombrío comienzo para el sector automotor el próximo año y dijo que su negocio tendrá que prepararse para desafíos que van desde las guerras comerciales hasta las consecuencias del brexit y la tarea de cumplir normas de emisiones más estrictas.

El segundo fabricante de autos de lujo más grande del mundo reportó ganancias trimestrales que no cumplieron con las expectativas, lo que dio un tono sombrío que contrastó con sus rivales, el propietario de Mercedes-Benz, Daimler AG, y Volkswagen AG. Ambos pronosticaron una recuperación durante el cuarto trimestre gracias a la liquidación de inventario de vehículos y la mantención del impulso de las ventas en China.

Es demasiado pronto para decir si las cosas mejorarán en 2019, mientras la compañía se prepara para las guerras comerciales, los costos del brexit y los “desafíos regulatorios”, dijo el director financiero Nicolas Peter en una conferencia telefónica con periodistas. “Cuánto de eso se puede traspasar a los consumidores es una gran interrogante”.

La rentabilidad de ventas de la fabricación de automóviles, una medida clave de ganancias, disminuyó a casi la mitad durante el tercer trimestre, afectada por las tensiones comerciales, mayores provisiones y presión de precios. BMW, cuyas marcas Mini y Rolls-Royce se fabrican en Gran Bretaña, se está preparando para que el Reino Unido deje la Unión Europea sin un acuerdo de salida, señaló el máximo ejecutivo, Harald Krueger.

Los fabricantes de automóviles están luchando en múltiples frentes. Mientras que ya se encontraban presionados por las demandas de inversiones récord para agregar modelos eléctricos, las tensiones comerciales se han intensificado en los últimos meses y las nuevas normas de pruebas de emisiones en la UE distorsionan el mercado. Si bien BMW estaba listo para cumplir con el nuevo régimen, rivales como Volkswagen se apresuraron a registrar automóviles antes de la fecha límite de septiembre, causando un exceso de vehículos. Ante una inesperada presión de precios, BMW bajó las metas de ganancias en septiembre.

“BMW reportó un trimestre difícil muy similar a sus pares premium alemanes”, señaló en una nota el analista de Evercore ISI Arndt Ellinghorst. Dado que BMW ha tenido menos problemas para cumplir con el nuevo régimen de prueba de emisiones de la UE que sus competidores, “habríamos esperado que la compañía mostrara alguna fortaleza relativa, lo cual no hizo”.

Durante el tercer trimestre, la empresa también tuvo que reservar más fondos para hacer frente a retiros de vehículos con riesgo de incendiarse y otras reclamaciones de garantía. Una campaña global para intercambiar ciertos módulos de motor contribuyó a un aumento en las provisiones de 679 millones de euros (777 millones de dólares).

“Junto con el resto de la industria, estamos cada vez más enfrentados a factores externos adversos, cuyo impacto negativo no se puede compensar completamente”, señaló Peter, y añadió que modelos lucrativos como el renovado vehículo deportivo utilitario X5 y el SUV de gran tamaño X7 ayudarán a impulsar la rentabilidad el próximo año.

Post to Twitter