Contrapunto / Por José Lorenzo / SILENCIO DE INOCENTES

LORENZO

La estadística es letal y lapidaria es un dato que no admite razones ni resabios y la cifra es elocuente por sí misma

Un millón de mujeres al año sufre la pena del aborto en México. Voluntario o contra Natura la mayoría de ellos casi las tres cuartas partes hechos de manera clandestina

Es una cifra qué debería ser motivo del más inaccesible insomnio social y una cifra que habla por cientos y miles o millones de seres que no sabrán como usted y como yo de lo dulce y amargo de la vida

Un millón de mujeres con un 36% de ellas que apenas tienen entre 15 y 19 años Y quizá un corazón y un cuerpo lleno de ilusiones hacia el amor como respuesta a una condición existencial de incertidumbre y abandonó

Está lapidaria y contundente cifra debiera de poner la discusión sobre aprobar la legalización del aborto o reprobarlo en otro tipo de mesa de discusión que sumara además del factor salud y humano al intangible Factor del espíritu y el derecho a la vida

Porque visto desde ésta alta mira no es una cuestión Qué debe sujetarse a políticas públicas o programas ideológicos o principios de partidos políticos ya sea de Avanzada de izquierda o de derecha conservadora

El dato también habla acerca de 4 millones de jóvenes mujeres en el pleno derecho del goce de su libertad sexual de las cuales una cuarta parte de ellas Seven en la encrucijada moral de provocarse un aborto voluntario por haber teñido el milagro y la maravilla de la inseminación como derecho una mental de la vida

Porque una vida abortada así tenga un minuto una hora o las 12 semanas Qué marca la ley como el límite para permitir el acto despegar una vida por medio de la habilidad del bisturí es una vida de la que nunca sabremos su destino sus logros o su papel especial en el equilibrio del universo

La cifra habla y su elocuencia es terrible y acusatoria hacia una sociedad qué no has sabido Cómo resolver la encrucijada entre el derecho del goce del amor libre y pleno y el milagro maravilloso del amor que procrea la vida y la protege Cómo mecanismo elemental para recrearse y perpetuarse

Yo sé que para muchos puede resultar un tema baladí y sin importancia y el mejor de los casos un tema que debe ser resuelto de manera personal en la intimidad de la habitación detrás de la puerta de la alcoba donde fue originado

Pero en el mejor de los casos es un tema que compete a la conciencia total de la humanidad y a su sentido de persistencia y de derecho a la maravillosa libertad circunscrita por el amor

No dejemos nunca que nos convenzan de lo contrario

Post to Twitter