El aire contaminado de las ciudades nos está matando

27

Fábricas, calefacciones y tráfico rodado (automóviles y transporte por carretera)… el aire que respiras te está matando. La contaminación atmosférica ha provocado la muerte prematura de 93.000 personas en España durante la última década. Así lo señalan los recientes trabajos de investigación realizados en nuestro país.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta un 92% de la población del planeta respira aire contaminado en niveles peligrosos para su salud, cifra que convierte la contaminación atmosférica en uno de los grandes retos para la salud mundial.

Especialmente en el caso de niños, ancianos y mujeres, quienes diversas investigaciones han considerado que son más proclives a sufrir las consecuencias de la mala calidad del aire.

Efectos de la contaminación

Los efectos de la contaminación, más allá de propiciar o empeorar enfermedades respiratorias como el asma, la EPOC, alergias o infecciones respiratorias de las vías bajas, también pueden ser causantes de hasta 101 enfermedades distintas, según la OMS.

Entre ellas: patologías cardiovasculares, enfermedades neurológicas, trastornos neuropsicológicos, o determinados tipos de cáncer como el pulmonar, el de vejiga, el de riñón o el colorrectal. También se relaciona con anomalías sexuales, fallos de reproducción o el bajo peso al nacer en los partos no prematuros.

De todos estos datos y estudios se hace eco Clemente Álvarez, autor de “El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades”. Este informe pone de manifiesto los diversos efectos nocivos que puede tener el aire que respiramos, con el fin de aumentar la sensibilización ciudadana respecto a la gravedad del problema.

Elaborado por el Observatorio DKV de Salud y Medio Ambiente del Instituto DKV de la Vida Saludable, en colaboración con la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES), el trabajo también explica buenas prácticas llevadas a cabo en nuestro país en los últimos años, para ofrecer posibles soluciones y, a su vez, seguir creando conciencia.

Ayuntamientos que hacen algo

El informe también pone énfasis en el cuantioso gasto económico que suponen los costes sanitarios en que repercuten la contaminación. Y es que, según un estudio del Banco Mundial referenciado en el documento, combatir los efectos de la polución en la salud de las personas representa para España un esfuerzo de más de 35.000 millones de euros; es decir, cercano al 3,5% del PIB.

En los últimos tiempos, se han llevado a cabo ejemplos interesantes de acciones públicas municipales destinadas a combatir la contaminación atmosférica abordando uno de los principales desafíos al respecto: el tráfico monitorizado. “El aire que respiras: la contaminación atmosférica en las ciudades” señala los casos de Pontevedra, Vitoria-Gasteiz o Sevilla.

Estos tres municipios se han centrado en transformar la movilidad urbana para reducir el uso del coche. También se destaca la estrategia de la ciudad de Madrid, ideada para responder a los episodios de exceso de contaminación.

Según el autor del estudio, “estos proyectos no solo constituyen un modelo a seguir para resolver el problema, sino que, sobre todo, han servido muy especialmente para que la ciudadanía tome consciencia de la importancia del problema y de los efectos de los contaminantes en su salud”.

Post to Twitter