Maremágnum / Mario Vargas Suárez / La silla mayor

MAREMAGNUM

Quienes presumen de conocer al gremio magisterial aseguran que los maestros de México están muy politizados en todos los aspectos, incluyendo los asuntos académicos y sindicales.

La razón de la expresión se origina por la polémica nacional del gremio y de gente al margen de los docentes del país, por el embrollo en el que se ha metido el gobierno federal que entrará en funciones el 1 de diciembre próximo, el de Don Manuel López.

Aunque en este conflicto no está la mayoría de los profesores mexicanos. Son unos cuantos en relación al universo que lo conforman y de ellos son tres grupos los que se identifican plenamente.

El primero en unirse a la campaña de Manuel López fueron los de la CNTE. Grupo antagónico no solo al SNTE, sino a varios gobiernos tanto federales como locales y que han causado caos en la CDMX; tienen el ‘control’ mayoritario -no total- de maestros en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán, Edomex, CDMX, Morelos y otras entidades.

El segundo grupo de docentes (el lector puede interpretar si fueron o no significativos) es el que se suma a la campaña Morena y se identifica con la chiapaneca Elba Esther Gordillo, encarcelada por más de 5 años y exonerada de delitos federales.

El tercer grupo no se pronuncia explícitamente con el candidato de Morena, pero si implícitamente y es el de Juan Díaz de la Torre, quien ‘institucionalmente’ está con el gobierno de Enrique Peña Nieto, pero dispuesto a mudar sus simpatías al triunfador de la elección de julio.

¿A quién debe dar gusto el presidente electo?

La respuesta más política que lógica es “el respeto irrestricto al marco legal”; por lo que se han publicado por todos los rincones del mundo impreso y del ciberespacio mexicano, manifiestos con sustento jurídico en un solo sentido: la ilegalidad.

No estoy en error, ni a favor de nadie, me refieron a la ilegalidad de Elba Esther Gordillo al querer reanudar su quehacer en el SNTE o la ilegalidad del jalisciense Juan Díaz de la Torre, por asumir un cargo que no le correspondería.

El problema legal es que si se inclinan por Gordillo, dejarían sin efecto las elecciones de quienes ahora presiden todos los comités seccionales de SNTE; Si la razón legal asiste a Díaz de la Torre, entonces el Congreso al que debía convocar la chiapaneca nunca se efectuó.

Lo que significa que los estatutos de la organización sindical adolecen de eventualidades como la que se vivió.

Insisto, los maestros de México, todos, siguen molestos por la reforma educativa de Peña Nieto, sobre todo por el papel tan denigrante en el que los ubicó, pero también por los cambios radicales que han significado el ingreso, la promoción, los ascensos y el goce de estímulos, todos ellos reflejados antes en el salario.

La gran mayoría de los maestros de México, tengo la convicción, los que trabajan con el gis y el pizarrón, que lo mismo les da que el secretario general del SNTE sea Juana, Chana, Juan o Pedro.

Los maestros del país tampoco están peleando la venta o herencia de plazas, porque en su momento, eran los menos y mucho más los titulares mediáticos donde de acusaban por venta de plazas a funcionarios tanto de la parte sindical como de la parte oficial.

Las comparecencias de los titulares de educación en los Congresos Locales nunca se omitieron el tema de la venta de plazas, pero el desprestigio se centró en los maestros, no en los funcionarios.

Es correcta la postura de que el Estado Mexicano recupere la Rectoría de la Educación en la República porque el marco legal así lo determina. Aunque recordemoso que el mismo Estado cedió esa rectoría al SNTE, sin que jamás cuestionara o reclamara actos de corrupción o ilícitos que se cometieron.

Antes de cerrar este espacio, le comento que en mi columna de ayer, titulada “41 años”, por el XLI Aniversario de la Escuela Normal Federal de Educadoras, Estefanía Castañeda, escribí que Mtra. Blanca Estela García Maldonado, directora del plantel, había mencionado una frase de la Mtra. Ernestina Olmedo Núñez, creadora de más de 40 obras de teatro infantil. Fue un error que acepto.

La frase de impacto que mal adjudiqué es “Has que tu cuento valga la pena…” La intención fue reconocer el trabajo de la Mtra. Olmedo Núñez, en esas puestas en escena que despertaron todo tipo de emociones entre los escolares de los jardines de niños y escuelas primarias de Cd. Victoria y municipios tan importantes como Reynosa, Matamoros, Tampico, Xicoténcatl, Madero, Padilla, etc., sin faltar la participación del Teletón de Televisa.

Post to Twitter

Image and video hosting by TinyPic