Estados Unidos, un país construido sobre el genocidio: Spike Lee

15

Francia.- Spike Lee se mostró este martes en Cannes muy duro con Estados Unidos, un país “construido sobre el genocidio de los pueblos indígenas y la esclavitud”, y aseguró que “la llamada cuna estadounidense de la democracia es una mierda”.

“Tenemos a un tipo en la Casa Blanca, no voy a decir su maldito nombre, que definió ese momento no solo para los estadounidenses, sino para el mundo, y que ese hijo de puta tuvo la oportunidad de decir que nos referimos al amor, no al odio”, dijo el realizador en referencia a la muerte de la joven Heather Heyer.

El pasado mes de agosto Heyer murió atropellada por un joven neonazi blanco en Charlottesville (Virginia) y otras 20 personas resultaron heridas. Este hecho cierra el filme de Lee, basado en la historia real del primer policía negro de Colorado Springs y que le sirve al realizador para apuntar a la complicada situación actual.

Por eso considera su película como una “llamada de atención” sobre lo que está sucediendo, sobre las mentiras proclamadas como verdades. “No me importa lo que digan los críticos ni nadie más, sé que estamos en el lado correcto de la historia con esta película”, agregó.

Un filme que se sitúa en los años setenta, protagonizado por John David Washington, hijo del también actor, Denzel, que interpreta a Ron Stallworth, el policía que escribió un libro con sus experiencias como primer agente negro en Colorado Springs.

Está acompañado por Adam Driver, como un judío que se infiltra en el Ku Klux Klan, o Topher Grace, como el máximo responsable de ese grupo extremista, en una alocada comedia que se sirve del humor más salvaje para poner en tela de juicio la discriminación sufrida por la población negra en Estados Unidos.

Post to Twitter

Image and video hosting by TinyPic