Claroscuro / Alejandro de Anda / “E-jefe”

claroscuro-logo-300x13121512

LO CLAROSCURO. URL’s, microblogging, big data son algunas partes del neologismo que regirá de forma especial no solamente el uso del lenguaje castellano que hoy hablamos. También dominará la economía del mundo.

En los ayeres de nuestros abuelos, ser agricultor algodonero, petrolero texano o incipiente político, eran sinónimo de personajes con ingresos millonarios que en su procreación incluso heredaban dotes importantes en la continuidad del apellido.

La generación que aún se encuentra gobernando y de la cual somos parte, soñábamos con ser director general de una empresa de renombre, deportista profesional, artista (celebridad) o un buen manejador financiero –banquero-.

Eran las cuatro profesiones que auguraban ese sueño que daba consecuencia a los sueños de nuestros abuelos.

Difícilmente cualquiera de los anteriores perdure a quienes nos sucederán.

Es posible que con la tropicalización del lenguaje en la nueva era tecnológica, el primer sitio en dominar la esfera de los empleos dominantes sea la inteligencia artificial.

A pesar de ser el área de oportunidad para los desarrolladores de la misma, los mejores puestos a ocupar serán detentados por un ordenador que emite señales electrónicas en un plano intangible.

Los humanos que crean las aplicaciones que ya sustituirán –y ya lo hacen- a los antes miles de expertos en áreas específicas como los tomadores de riesgos en inversiones; o los médicos que con cuyo ‘expertise’ se atendía la salud.

Hoy esos creadores de aplicaciones son acaso quienes aseguran un lugar en la plataforma laboral del futuro inmediato.

Y su desempeño les retribuirá sumas que alcancen los 300 mil dólares anuales.

El costo para el mundo ya lo pudo usted observar.

La tendencia será la virtual desaparición de otras actividades que se encomendaban a seres humanos y que en la práctica podrán ser ejecutados por máquinas pensantes que toman decisiones iguales y mejor que un científico denotado y laureado por su comunidad.

Hay aplicaciones que antes consideramos futuristas pero que ya están en total desarrollo y que no solo hacen la vida más cómoda de los humanos, sino que eliminan a los antes tomadores de decisiones.

Ejemplos como los desarrollos de reconocimiento facial, permitirán controles más estrictos que redundan en la menor necesidad de expertos en seguridad, por mencionar ejemplos.

Los asistentes digitales y los autos sin conductor, a la postre serán casuales de menores incidentes viales que se traducen en controles vehiculares, donde incluso desaparecen las aseguradoras automotrices.

Google, Amazon, Uber Technologies, Prowler.io son algunos de los cazatalentos que tienen la finalidad de apostarle al mercado que dominará en muy corto tiempo al mundo de las aplicaciones en forma de inteligencia artificial.

Ya no habrá muchas ofertas a buscar en los sueños infantiles de ¿qué quieres ser cuando seas grande? Las oportunidades se reducen y la competencia artificial toma la delantera.

COLOFÓN: En mi caso, apenas acabo de aprender a mandar cadenas de oración por WhatsApp…

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

 

 

 

Post to Twitter

Image and video hosting by TinyPic