Una sociedad más justa evitaría muchos males del cambio climático

56

Hay varias formas de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados Celsius para 2100, y una nueva investigación determina la pobreza como un factor clave que amenaza este compromiso.

El trabajo publicado en Nature Climate Change por el investigador del Instituto Internacional para Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), Joeri Rogelj, es el primero en observar cómo las condiciones socioeconómicas, como las desigualdades, la demanda de energía y la cooperación internacional, pueden afectar a la viabilidad de alcanzar estos objetivos, y también considera supuestos tecnológicos y de recursos.

“Uno de los objetivos del Acuerdo de París es limitar el calentamiento a 1,5 grados, pero los estudios científicos se han centrado principalmente en la cuestión de limitar el calentamiento a dos grados. Este estudio ahora llena este vacío y explora cómo el cambio climático para el final del siglo XXI puede ponerse en línea con los 1,5 grados de calentamiento.

Los estudios individuales han examinado esta cuestión en el pasado, pero este trabajo es el primero en utilizar un amplio y diverso conjunto de modelos”, dice Rogelj en un comunicado.

Los investigadores utilizaron seis modelos computarizados de evaluación integrados, cada uno de los cuales intentó modelar escenarios que limitan el calentamiento hacia el final del siglo a 1,5 grados, bajo cinco de los denominados Caminos Socioeconómicos Compartidos (SSP, por sus siglas en inglés).

Los SSP, desarrollados previamente por IIASA y otras organizaciones asociadas clave, analizan las diferentes formas en que el mundo y la sociedad podrían progresar, incluyendo, por ejemplo, uno en el que el mundo busca la sostenibilidad, uno en el que el crecimiento económico y demográfico continúe como lo han hecho históricamente y otro en el que el mundo persigue un alto crecimiento económico con poco énfasis en la sostenibilidad.

Los modelos de ordenador no pudieron modelar un escenario que limitaría el calentamiento a 1,5 grados en todos los SSP. Todos los escenarios exitosos incluyen un cambio rápido del uso de combustibles fósiles hacia fuentes de energía bajas en carbono, un menor uso de energía y la eliminación de CO2.

Las fuertes desigualdades sociales y económicas, un enfoque en el uso continuado de altos combustibles fósiles y las pobres políticas climáticas a corto plazo surgieron como barreras clave para alcanzar el objetivo de 1,5 grados.

“Un valor crítico del documento es el uso de los SSP, que ha ayudado a explorar sistemáticamente las condiciones bajo las cuales pueden alcanzarse estos objetivos extremadamente bajos. Nuestra evaluación muestra particularmente el enorme valor de buscar el desarrollo sostenible para alcanzar objetivos de cambio climático extremadamente bajos.

Por otro lado, la fragmentación y las pronunciadas desigualdades probablemente van acompañadas de bajos niveles de innovación y productividad y, por lo tanto, pueden empujar el objetivo de 1,5 ° C fuera del alcance”, dice el director del Programa de Energía de IIASA y coautor Keywan Riahi.

En los escenarios exitosos, para el 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero ya han alcanzado su punto máximo y comienzan un declive que continúa rápidamente durante las siguientes dos o tres décadas. Las emisiones netas de gases de efecto invernadero se alcanzan entre 2055 y 2075.

La demanda de energía se ve limitada al mejorar las medidas de eficiencia energética. En el SSP, donde el crecimiento económico y demográfico continúa como lo han hecho históricamente, la demanda de energía en 2050, por ejemplo, se limita al 10-40 por ciento por encima de los niveles de 2010.

Energías renovables, aumentan en escenarios exitosos

La bioenergía y otras tecnologías de energía renovable, como la eólica, la solar y la hidroeléctrica, escalarán drásticamente durante las próximas décadas en escenarios exitosos, constituyendo al menos el 60 por ciento de la generación de electricidad para mediados de siglo. Esto marca un claro alejamiento del uso continuo de combustibles fósiles, sin captura y almacenamiento de carbono.

El uso tradicional de carbón cae a menos del 20 por ciento de sus niveles actuales para 2040 y el petróleo se elimina para 2060. Las tecnologías de emisiones negativas, como la bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS) y la repoblación forestal y la reforestación se consideran medios adicionales para eliminar CO2 de la atmósfera.

Las vías de 1,5 grados creadas como parte del estudio ahora se utilizarán por la comunidad más amplia de investigación del cambio climático para ejecutar los modelos climáticos acoplados más complejos. Esto servirá como punto de partida para futuras investigaciones, permitiendo entender mejor los impactos residuales a bajos niveles de calentamiento global.

“El estudio proporciona a los responsables de la toma de decisiones y al público información clave sobre algunas de las condiciones propicias para lograr niveles tan estrictos de protección climática”, afirma Rogelj.

Los investigadores enfatizan que se necesitará más trabajo. Los escenarios solo pueden tomar en consideración la viabilidad tecnológica y económica. En el mundo real, otros factores, como la aceptabilidad social y la cooperación internacional, por ejemplo, pueden tener un gran efecto sobre la viabilidad, por lo que los asesores de políticas deberán tener esto en cuenta.

Post to Twitter