CLAROSCURO / Alejandro de Anda / Si ya saben como somos

claroscuro

LO CLAROSCURO A esta colaboración, le podríamos señalar como una ‘burda autocrítica’.
Usted como cualquier otro de los 123.5 millones de mexicanos (CONAPO) que habitamos esta hermosa nación, hemos visto –incluso con desdén- cada una de las propuestas políticas de cara a los comicios para el cambio de mandatario de este país.
Se dan con todo y eso que aún son campañas dirigidas únicamente a sus correligionarios.
Ya empezamos a conocer los defectos de cada cual, en voz de sus contrincantes. No interesa profundizar ni colores ni sabores.
Hablemos entonces de lo esencial.
Recientemente señalamos la gran cantidad de aviadores que existe en la burocracia mexicana. En cualquier nivel e injerencia. De competencia federal, estatal o local.
Una figura que afecta de gran manera al erario presupuestal y que genera desconfianza del proceder gubernativo, derivado de los ‘compromisos de campaña’ y otros favores.
Pero no sería el único flagelo que atenta contra la credibilidad en las instituciones y desalienta el compromiso ciudadano de cogobernar en esta participación social que requiere toda nación en comunión de esfuerzos entre gobierno y gobernados.
Datos publicados en los principales medios del país, señalan que las arcas estatales llevan un perjuicio que es heredable a los ciudadanos en cantidades por demás horrorizantes.
Chihuahua acumula una deuda de 47 mil 808 mdp; Nuevo León de 63 mil 28 mdp; Coahuila 36 mil 509; Quintana Roo 22 mil.
En términos reales, significaría que cada habitante de cada estado en mención, ya debe algo así como 15 mil pesitos producto del endeudamiento de sus gobernantes.
Son datos que efectivamente, sólo ven la luz cuando un partido distinto entra en funciones. Es la virtud de la democracia.
Pero tales argumentos, sólo sirven para caer en cuenta de un mal catastrófico, que redunda en un futuro inmediato de mal augurio para los mexicanos en general.
¿Que encarcelen a los culpables? ¡Por supuesto! Lástima que está en desuso la leña verde. Pero no es el gran final que esperamos.
La sensación de desmotivación que causamos al mundo por la enorme corrupción e impunidad imperante, se refleja ipso facto.
El año 2018 ya en curso, se espera un incremento en el PIB nacional, de –si acaso- un 1% respecto al 2017.
Existe una seria desconfianza doméstica de la inversión extranjera directa IED a invertir sus capitales en México, cuyos reportes el propio BANXICO da cuenta.
En 2017 se invirtieron un total de 7,946 mdd en el primer trimestre; comparativo al año anterior, en un 26% mayor con 10,747 mdd.
Quizá el Tratado de Libre Comercio que aún se encuentra en sendas negociaciones sea un incentivo que atraiga a estos inversionistas que ven a un México preocupante el día de hoy.
¿Que si queda el candidato oficial; el gritón, el chicuelo maravilla? Es lo de menos. No garantizan ni juntos, nada que cambie la perspectiva global de una política de altura para de una vez por todas, empujar a la nación hacia el verdadero desarrollo.
Se necesitan recursos para generar empleos dignos y dinamismo económico. Y eso sólo se puede ver cuando existen las condiciones legales y de paz social que den cabida a la generación de prosperidad. Triste panorama.
COLOFÓN: En 2014, la vicepresidente de Guatemala Roxana Baldetti era acusada de enriquecimiento con dinero público. Ella se defendió aduciendo “Se los juro por la vida de mi madre…que está muerta”. Cualquier semejanza a lo que seguiremos escuchando en 2018…

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

Post to Twitter

Image and video hosting by TinyPic