Contrapunto / Por José Lorenzo / REFORMAS FALLIDAS

LORENZO

Con la puesta a andar de las Reformas Estructurales el país entero soñó con un futuro promisorio y feliz.

Todo iba a mejorar para bien del pueblo empezando con la educación, la seguridad, el empleo y en general los satisfactores básicos que marcan el costo de la vida.

Nada más lejos de la realidad. En cinco años la nación se ha dado cuenta que el paraíso prometido se parece más a un infierno.

Con niveles de educación básica en el sótano de la calidad continental, los costos de los energéticos por las nubes, y salarios mínimos por debajo de países como China, Nicaragua y Haití, los cuestionados frutos de las Reformas son la Pesadilla sexenal de un pueblo que se niega a morir.

Hoy medio desayunamos con la noticia de que PEMEX ha tenido en el 17 uno de los deficits más grandes de la década.

Son 16, 670 millones de dólares que ha perdido comprando al extranjero 8 de cada 10 litros de la gasolina que consumimos usted y yo.

Comprando casi medio millón de barriles diarios de combustible es como se ha llegado a una gasolina magna a 17 pesos con promesas de que llegue a 20.

Pero el supremo gobierno federal dice que todo está muy bien. Aunque el triste pueblo, endeudado y con hambre, sabe que todo está muy mal.

Ahora se que el Programa de 65 y más, en el que miles de ancianos que entregaron su vida a este país, reciben 580 pesos mensuales, nos cuesta casi 40 mil millones al año.

Miserables 580 pesos que un alto funcionario se los gasta en un almuerzo. Menos de 20 pesos diarios con los que un anciano abandonado tiene que vivir.

Bonita cosa. Vivir un mundo en el que cada día los ricos se hagan más ricos y los pobres se hagan un milagro vivo para no morir.

Por cierto, en este diciembre navideño, frío y desolado, ni siquiera los miseros pesos de su pensión recibieron miles de ancianos.

Donde quedaron? Sólo ellos lo sabrán.

Post to Twitter

Image and video hosting by TinyPic