Contrapunto / Por José Lorenzo

LORENZO

Se dice que el viaje del presidente Peña Nieto por los países del lejano oriente ha sido todo un éxito.

Se dice también que más allá de los acuerdos que pudo tomar con los dignatarios de las naciones de la cuenca del pacífico el resultado positivo del viaje fueron los acuerdos tomados con el grupo de la alianza TPP

A excepción de Canadá que estuvo algo renuente a solidarizarse con la idea la mayoría de los estados de economías emergentes liderados por Japón se mostraron sumamente entusiasmados

Esto sirvió para que México pueda diversificar e intensificar sus relaciones comerciales muy lejos de la influencia veleidosa de Estados Unidos.

Con una negativa casi segura del coloso del norte a seguir en el TLC la coyuntura que se abre con los ricos mercados de la cuenca del pacífico huele a una coyuntura ideal.

Los acuerdos a los que se llegaron privilegian las tesis noliberales de las aperturas de los mercados y se firmarán en enero febrero del año que viene.

El TPP ahora se llamará Acuerdo Integral Comprensivo y Progresivo de la Alianza Transpacifica y la compondrán once países.

Entre ellos se encuentran Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Viet Nam y México.

Mucho de bueno debe salir de estas multiplicidad de relaciones comerciales y ojala la economía y los productores mexicanos estén a la altura.

Y que también los beneficios se repartan entre la mayoría de los mexicanos que de eso trata el buen concepto de DESARROLLO.

Post to Twitter

Image and video hosting by TinyPic