Contrapunto / Por José Lorenzo / INDICADORES

LORENZO

A pesar del progreso y crecimiento del país, México tiene uno de los salarios base más bajos de América que se traduce en un ingreso per capita que no rebasa los de sus vecinos y socios comerciales Usa y Canadá.

Las cifras hablan y son elocuentes : según las datos del 2016 la nación azteca tiene un ingreso promedio por persona de 8,201 dólares anuales, contra los 57,467 de Estados Unidos y los 42,157 de Canadá.

Una asimetria en el ingreso que refleja los dramáticos contrastes de tres naciones vecinas que conforman el bloque económico más grande del mundo. Sentados a la mesa del TLCAN se encuentran dos socios pudientes y un menesteroso.

En breve volverán a encontrarse aquí en México cuando a mediados de noviembre continúen las negociaciones.

En la cabecera de la mesa estará Usa con un Pib de 18,570 billones de dólares, Canadá con 1,530 y México con 1,046.

En la parte estrecha del trialogo está precisamente la exigencia de los socios del norte de que los empresarios mexicanos paguen mejores salarios.

Una recomendación que no ha sido escuchada pues hacerlo implicaría modificar las reglas de un Estado Mexicano que se ha acostumbrado a la simulación, la neoexplotacion y la degradación del valor del trabajo.

Las cifras hablan. Son un discurso inocultable. Alguien tiene que oír a un país muy rico que mantiene al borde de la inanición a un pueblo muy pobre.

Aunque tenemos a uno de los hombres más ricos del mundo. Eso es un gran consuelo.

Post to Twitter