Entre Lineas / Theo Venegas

theos2

El pasado 22 de mayo se conmemoró el día de la BIO DIVERSIDAD.

Esto significa que algunos terrícolas ven con preocupación que la mayoría de los habitantes de este planeta no tienen conciencia de que estamos acabando con él.

Lo depredamos o lo contaminamos. Pocos están haciendo algo por detener el calentamiento global. Muchos sólo piensan en el monto de sus fortunas y lo que pueden crecer con sus “negocios” aunque con ello estén acelerando el fin de la humanidad. No sé si ellos creen que pueden salir huyendo a Marte a instalarse y hacer una nueva vida. O quizá crean que es posible viajar a cualquier planeta o a cualquiera de esos que dicen se parece al nuestro.

Egoístas piensan y egoístas actúan. Otros tantos piensan que la naturaleza “es sabia” y que se regenera a sí misma. Así piensan los industriales que contaminan aire, ríos, lagos, lagunas, océanos…

O es que no piensan?

Circula en la red un mensaje del señor Lionardo Di Caprio que pronuncia en la sede de las Naciones Unidas. Busca hacer conciencia. Como él ha habido muchos tantos que han expresado su preocupación por lo que los hombres sin conciencia hacen en perjuicio de la humanidad.

En México existió un Movimiento Ecologista Mexicano que presidió el Arq. Alfonso Ciprés Villarreal y que en Tamaulipas mantuvo vivo la Dra. Haydee Espinoza Segura..

Ellos detuvieron la desaparición de la laguna de El Carpintero. Ellos lograron que los Alijadores levantaran una barda en sus muelles para reducir los daños por contaminación entre los vecinos del puerto. Ellos lograron crear conciencia en los maestros para que crearan brigadas de niños ecologistas, guardianes del medio ambiente y genios del reciclaje, por citar algunos resultados del movimiento ambientalista.

 También producto de ese MEM surgieron otros grupos de activistas defensores del medio ambiente. También surgieron conferencistas que tocaban el tema.

Hasta un grupo de mexicanos ilustres tomaron la bandera del MEM y lo convirtieron en partido político, comprometiéndose a crear iniciativas de ley a favor del medio ambiente. Pero el MEM desapareció. Por fortuna quedaron las propuestas de los ambientalistas del MEM.

Sólo falta un gobierno comprometido con la sociedad y con el planeta; que meta en cintura a los depredadores, a los envenenadores del medio ambiente, a los ambiciosos empresarios que ven en la naturaleza su fuente de riqueza, pasando por encima de los habitantes de verdaderos paraísos, los que convierten en yermos, en desiertos, sin el más mínimo pudor.

Si usted tiene alguna solución para resolver el problema del calentamiento global, le agradeceré me lo haga saber a mi correo theovenegas@gmail.com

Post to Twitter