Maremágnum / Mario Vargas Suárez / Palos de ciego

MAREMAGNUM1442454

La expresión como el título de este espacio, denotan acciones sin saber exactamente qué, aunque se tenga o no visualizado el objetivo.

El ciego se supone por la falta de vista, golpea al mismo aire porque no ve. Lo más peligroso es atravesarse en esta feria de golpes porque se corre el riesgo de salir herido.

Lamentablemente, para la gran mayoría de los mexicanos, la credibilidad en lo que debiera llamarse justicia han resultado precisamente ‘palos de ciego’ porque cierto o no, mucho se habla de la inocencia de ciudadanos (hombres y mujeres) que han sido víctimas y no victimarios como dicen sus mal construidos expedientes.

Apenas el miércoles pasado la programación de la televisión nacional fue suspendida por un enlace en vivo donde aparecieron las autoridades de Seguridad Pública (Ejército, Marina y Policía Federal) para avisar de una importante detención.

Por el drama misterioso que se anunció, solo faltó la música de fondo, porque el ambiente me llevó a imaginar la detención de un secretario del gobierno federal o un gobernador, o exgobernador, o a un personaje de muy altos vuelos.

Sin menospreciar, se refirieron a la detención de Orlando Xolapa Sánchez, El Chivo, uno de los presuntos asesinos de un pequeño de dos años de edad y violadores de su madre y hermana en la autopista México-Puebla el dos de mayo pasado.

Para algunos fue un teatro mediático, aunque casi se está viniendo abajo con las declaraciones de Don Celso Justino Vázquez, padre, suegro y abuelo de las víctimas, que recién declaró al periódico Excélsior ‘Nunca señalaríamos a alguien que no la debe’.

Celso Justino, habitante de Quecholac, en Puebla y exsíndico del trienio 2005-2008, exigió desde un principio, hallar a los responsables del hecho, pero advirtió “sin que sea detenida una persona inocente…”

Esta exhortación toma relevancia porque aun cuando ha sido capturado el primer supuesto delincuente, presumiblemente de una banda de asaltantes, para desgracia de la policía, no ha sido identificado por las víctimas.

El ofendido poblano, en entrevista con Pablo Beltrán del Río, de Imagen Radio dijo “Yo siento que sí están trabajando. Agradezco a la Policía Federal que desde que sucedió esto siempre ha estado al pendiente. Lo único que digo es que se encuentre a las personas responsables, no me gustaría hacerles pasar tragos amargos a otras personas agarrándole a un familiar sin que la deba”.

Don Celso declaró al periodista, director de Excélsior, que ha aconsejado a su hijo observar bien a cualquier sospechoso para que ningún inocente vaya a prisión, aunque reconoce es difícil identificar a alguien en la noche y con pistolas.

“Yo pierdo la noción, tú échale ganas, pero no cometas un error porque tengas el coraje y el sentimiento de lo que hicieron y vayas a decir: ‘es éste’ y que no va a ser”, dijo preocupado el ex síndico de Quecholac.

Quizá le interese saber que Quecholac está ubicado apenas a 60 kilómetros de la capital poblana y el nombre proviene del náhuatl que significa “El lugar de los pájaros de rico plumaje”.

Otro dato se refiere a que el domingo pasado, fuerzas estatales y federales ingresaron a dos ranchos donde, presuntamente, se escondía Antonio Valente Martínez Fuentes, “El Toñin”, líder de los huachicoleros en Quecholac, Puebla.

Cierro este espacio con la interrogante que no justifica el asesinato del menor ni la violación de las dos mujeres, pero no se puede obviar: ¿Hay coincidencias entre El Toñín y las víctimas de la autopista? Quecholac es paso obligado entre Veracruz y México, incluso ha sido testigo de grandes hechos históricos.

Buen día.

Post to Twitter