Especialista del INAH imparte curso sobre viajeros en la arqueología

México.- El doctor en Historia del Arte, Félix Alejandro Lerma Rodríguez, desmitifica la visión anglosajona que refiere a los viajeros que llegaron de Estados Unidos y Europa a explorar la América en el siglo XIX como pioneros de la arqueología en tierras americanas.

Lo anterior durante el curso “Viajeros en la arqueología de México y Centroamérica, siglos XVI al XIX”, que imparte durante el presente mes en el Museo Nacional de Antropología (MNA), informó en un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

inah

Recordó que los viajeros que en el siglo XIX llegaron de Estados Unidos y Europa para explorar la América ignota y fueron seducidos por los relatos de soldados, administradores y religiosos españoles que les precedieron.

Curiosidad, ambición, resistencia física y, en algunos casos, la necesidad de escapar de una realidad sofocante, son denominadores comunes de estos hombres que tuvieron a bien describir las “ruinas” dispersas en la Nueva España, desde el septentrión hasta su parte más al sur, la Capitanía General de Guatemala, que abarcó además del estado mexicano de Chiapas, los territorios de Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

En el curso se destacan las cartas de relación, en las cuales los conquistadores hacían una relatoría de sus acciones para justificar el envío de recursos por parte de la Corona, “por tanto son apologías, defensas y alegatos. Hay referencias a la geografía y una afirmación de que esas tierras pueden dominarse; si bien no hay un punto de vista arqueológico, son de interés porque indican cuáles eran los bienes de prestigio de los pueblos nativos”.

Félix Lerma, profesor investigador de la Escuela Nacional de Estudios Superiores de la UNAM, Unidad Morelia, opina que a diferencia de esas relatorías escritas por personajes como Hernán Cortés y Pedro de Alvarado, los relatos de viaje de los oidores que arribaron a mediados del siglo XVI tienen una narración más natural, vívida e incluso novelesca.

Post to Twitter