Entre lineas / Theo Venegas / “Cristiano”

THEOS

No es fácil ser cristiano. Es fácil decirlo, presumirlo, memorizar trozos de la biblia, repetirlos. Es fácil aparentar ser cristiano. Difícil es vivir el cristianismo como una forma de vida, más que como religión (si es que alguien piensa que la religión es nociva, perjudicial, negativa)

En los últimos años, con la llegada de Francisco I al Vaticano, se han recrudecido los ataques a la fe católica. Se cuestiona la conducta de la jerarquía eclesiástica; se critica el lujo y el esplendor en que viven muchos que se dicen seguidores de el Cristo. Se critica la vida licenciosa de no pocos sacerdotes, escandalizando al mundo entero por los incontables casos de pederastía.

Se critica al catolicismo por el poderío político, económico y social.Quizá si el Maestro viviera también estuviera señalando los yerros de quienes se dicen líderes religiosos cristianos. Líderes religiosos que compiten con los principes terrenales por el poder material y la acumulación de riquezas.

Gente que busca bajo las alfombras la suciedad y la porquería y la muestra al mundo, como tirando la piedra para lapidar a la prostituta de Babilonia. Sin duda mucha de la guerra contra la fe católica surge de los cismáticos, o sea, los que se separan de la comunidad por algún hecho muy personal. Dicen que Benedicto XVI renunció porque no pudo resolver el problema de las denuncias contra sacerdotes pederastas.

Ahora el máximo jerarca católico enfrenta, además de la pederastía de muchos de los sacerdotes en el mundo, otros retos que le lanzan las sociedades “modernas”: sacerdotes con derecho a casarse; matrimonio entre personas del mismo sexo; no condenar a los divorciados a la excomunión, derecho de las mujeres al aborto, etc.

Todo esto es mirar al exterior de la fe. Es mirar lo material, lo que se percibe por los sentidos humanos. Como advirtiendo la paja en el ojo ajeno; como levantando piedras alistándonos a derribar a los “hipócritas”. Como montando patíbulos para ahorcar y o quemar en leña verde a los “pecadores”.

Espero que en esta Semana Santa hayamos tenido la oportunidad de mirar en nuestro interior. Frente al espejo, haciendo el análisis sincero, preguntándonos: quién soy yo; qué hago aquí; cuál es mi misión; qué he hecho de mi vida y de lo que soy? Por ejemplo.

No necesita compartirme el resultado de su auto-análisis. Es para tenerlo por ahí a la mano, para cuando termine el año  y hagamos el comparativo de cuánto hemos evolucionado en lo ESPIRITUAL.

Y que podamos entender que ser CRISTIANO es hacer algo por los POBRES, los DÉBILES, los MENOS FAVORECIDOS por la vida.

Si desea compartirme su opinión sobre el concepto de CRISTIANO,  se lo agradezco. Escríbame a theovenegas@gmail.com

Post to Twitter

Image and video hosting by TinyPic